Algunos consejos para ciclistas

  • Elige una ruta segura. Opta por aquellos recorridos que sean más seguros como los carriles bici, calles poco transitadas, etc.
  • Guarda una distancia prudencial con la acera y los coches que estén aparcados. Intenta utilizar los carriles-bici respetando su señalización. El carril de la derecha suele resultar más seguro, además es recomendable establecer una distancia prudencial con el resto de vehículos.
  • Indica cualquier maniobra que vayas a realizar, procede a realizarla despacio y asegurándote de que te vean.
  • Una buena idea es utilizar los pasos de peatones para cambiar de dirección.
  • Intenta ser visible en todo momento. Es fundamental que te vean para circular con seguridad y evitar cualquier accidente. De noche utiliza luces apropiadas y prendas reflectantes que indiquen tu posición. Utiliza el timbre si lo crees necesario.
  • Evita los ángulos muertos donde no se os ve por quedar fuera del ángulo de visión del conductor.
  • Anticípate en todo momento a lo que pueda ocurrir.
  • Presta atención al tipo de bicicleta que vayas a utilizar en función del lugar que vayas a recorrer (bicicleta de montaña, bicicleta híbrida para la ciudad, bicicleta de carreras, etc.)
  • Mantén la bici a punto. Es importante tener la bicicleta en buen estado (frenos, ruedas, cables, manetas, etc.) para garantizar nuestra seguridad, evitar lesiones y optimizar el rendimiento.
  • Respeta a los peatones. Recuerda que ellos tienen prioridad, por lo tanto modera la velocidad y cuida que el tipo de conducción no sea brusca para evitar sustos.
  • Intenta mantener como mínimo una mano en el manillar, no lo sueltes, podría ser peligroso.
  • No lleves cascos o auriculares, el oído es un sentido fundamental para conducir con atención, además su uso en la bicicleta está prohibido por ley.
  • Si circulas por la carretera respeta las normas de circulación, intenta ir por el centro de tu carril y mantén las distancias. No te agarres a los coches.
  • Transporte público y bici, son un buen tandem. En el caso de que el trayecto que vayas a realizar sea excesivo o el tráfico te limite, prueba a combinar diferentes medios de transporte público con la bicicleta.
  • Asegúrate. Lo mejor es contratar un seguro de responsabilidad civil que cubra a terceros y te ofrezca defensa jurídica en caso de accidente.
  • El casco. No evitará que tengas un accidente pero puede evitar lesiones serias, en caso de que transportes niños no dudes en colocárselo.
  • Accidente. Si eres tu la persona accidentada mantén la calma y no te muevas hasta que llegue una ambulancia o un médico. Si es otra persona no la muevas y pide ayuda.

Trucos

Ajusta la altura del sillín correctamente

Tener la altura del sillín ajustada correctamente nos va a resultar muy útil para optimizar el esfuerzo, además de facilitar la acción de pedalear.
La "prueba del algodón" es muy sencilla. Quítate el calzado. Siéntate en la bici apoyándote contra una pared. Coloca el pedal que está al otro lado de la pared en su punto más bajo de recorrido. Luego coloca el talón sobre el pedal y comprueba que tu pierna queda estirada.

Una vez que has ajustado el sillín, ponte el calzado y da una vuelta en bici para comprobar si la altura es la adecuada. Como ya hemos señalado, la pierna debe quedar recta, pero no del todo, sino un pelín flexionada.
La altura del sillín nos debe permitir apoyar los pies en el suelo, siquiera de puntillas. Si no es así, está demasiado alto. Si al andar el balanceo de las caderas es excesivo, tendrás que bajar el sillín.

Atención ciclistas noveles: Al principio conviene situar la altura del sillín algo más baja e ir subiéndola poco a poco hasta la posición ideal.

Ajuste de la altura del sillín de una bici de niño

Decimos que la posición del sillín de una bicicleta de niño es la correcta cuando éste toca el suelo con la punta de ambos pies. La posición del niño sentado sobre el sillín no debe ser ni excesivamente recta ni excesivamente torcida.

Apunte:
A la hora de ajustar tanto el manillar como el sillín a la altura que le corresponde al niño, es importante que ambos elementos no sólo estén equilibrados, sino que esté bien sujetos. Para ello nos aseguraremos de apretar bien las tuercas.

Aparcar y guardar la bicicleta

Txirrindula aparkaleku baten argazkia Txirrindula aparkaleku baten argazkia Txirrindula aparkaleku baten argazkia
  1. Mucho tiempo
    • El aparcamiento diario o nocturno que sea en un lugar transitado o de paso.
    • Si piensas aparcar un buen rato, mejor que sea en un lugar cerrado.
    • La seguridad es imprescindible, por eso los buenos candados o los aparcamientos específicos facilitan una mayor protección.
  2. Poco tiempo
    • Los sistemas de candado en forma de U o las sirgas son accesibles y fáciles de usar.
  3. Asegúrate de que esté en lugar visible
    • Un aparcamiento de bicicletas situado a la entrada de un edificio puede ser más seguro.
    • Si el aparcamiento está en plena calle asegúrate que se vea desde lejos.
  4. En un lugar accesible
    • Se recomienda que estén segregados de los aparcamientos para motocicletas y que no entorpezcan el tráfico peatonal.
    • Evita los aparcamientos situados junto a escaleras u otros obstáculos que tengas que salvar.
  5. Seguridad ante todo
    • La vigilancia de los aparcamientos es indispensable para reducir los robos o ataques a los vehículos aparcados.
    • Los aparcamientos pueden situarse en lugares de paso peatonal sin entorpecerlo y ser visibles desde los edificios más próximos.
    • No aparques tu bicicleta en lugares alejados o apartados.
  6. Qué tal un lugar iluminado?
    • Los lugares bien iluminados disuaden a los amigos de lo ajeno a tomar “prestada” tu bicicleta.
  7. A resguardo de las inclemencias del tiempo.
    • Siempre que sea posible aparca en lugares resguardados del viento y la lluvia.
    • Los aparcamientos en un garaje protegen tu bicicleta. En algunos aparcamientos para coches ya aceptan bicicletas sin que te cueste demasiado.
    • Los edificios con trastero o cuartos para guardar sillitas de niño o bicicletas también son una buena opción. Consulta antes con los vecinos para evitar problemas.
  8. Evita conflictos con los peatones y motoristas.
    • Los aparcamientos para bicicletas y motos han de estar separados para evitar posibles incidencias. Comparte el espacio público y se amable.
  9. Promueve los aparcamientos para bicicletas.
    • Intenta evitar árboles, farolas y señales y aparcar en lugares apropiados para bicicletas.
    • Como usuario, demanda aparcamientos seguros para las bicicletas.

Bicicleta, calor e hidratación

En verano las temperaturas se disparan, por lo que es conveniente hidratarse bien si vamos a coger la bicicleta. Cuando hace calor sudamos más y, consecuentemente, perdemos más líquido. Cuanto más líquido perdamos, más le costará a nuestro organismo regular la temperatura del cuerpo.
Del mismo modo, a más humedad, más líquido deberemos ingerir. Y es que si al calor y al ejercicio físico añadimos la humedad, el riesgo de deshidratación aumenta.

Por lo tanto:

No esperes a tener sed para ingerir líquidos. Tener la boca seca es ya un aviso de deshidratación. Se recomienda beber entre 1,5 y 2 litros de agua diarios. Si vas a coger la bicicleta en verano bebe antes de tener sed y añade un poco más de líquido a las cantidades señaladas más arriba. No te olvides de llevar agua contigo si el trayecto a realizar es considerable.