Si lo que en realidad te gusta es la aventura, viajar y pedalear, el ciclismo de alforjas es lo tuyo.

Tipo de bici

Deberás elegir una bicicleta resistente y a ser posible ligera. Piensa que tendrás que transportar muchas cosas a lo largo del recorrido. La bicicleta más adecuada es una de montaña, ya que su robustez y versatilidad te da opción a ir tanto por carretera, como por pistas o caminos más abruptos.

¿Qué cubierta usar?

Dependiendo del viaje que desees realizar utilizarás un tipo de cubierta u otro. En el caso de que vayas a ir sólo por carretera, con unos slick será suficiente; mientras que si piensas combinar carretera con pista, unas cubiertas mixtas con taqueado lateral de goma dura te permitirán ir bastante rápido por carretera y te darán una buena tracción en pista o caminos de tierra. La goma dura se gasta menos y se adapta mejor al peso, considera al menos un grosor de unos 25mm, y ten en cuenta el peso que a su vez, evita el derrape en pista de tierra suelta.

Para evitar pinchazos conviene llevar los neumáticos bien hinchados.

¿Cómo llevar el equipaje?

El equipaje se mantiene sobre la parrilla anclada al cuadro con unos tornillos. Normalmente se fija sobre la rueda trasera y delantera.

En el caso de bicis de doble suspensión tendrá que ir sujeta a la tija del sillín, por lo que su capacidad de carga es menor que las fijadas al cuadro.

Las parrillas de tres varillas soportan mejor las alforjas, ya que la superficie de apoyo es mayor.

Las alforjas son por antonomasia compañeras inseparables del cicloturista, merece la pena adquirir unas de buena calidad y con varios bolsillos. Las hay de diferentes tipos: de tres cuerpos unidos y de dos separados; las de dos cuerpos se montan fácilmente y si el armazón es rígido son más cómodas. Las que usan correas para fijarse a la parrilla son un poco complicadas y siempre se corre el riesgo de que se puedan enganchar en algún radio si se sueltan, además su fijación es peor. En el caso de que llueva es bueno contar con unas fundas que protejan vuestro equipaje y nunca sobran una bandas reflectantes.

Es importante que no queden puntas salientes ya que si nos caemos el tejido se romperá. Otro aspecto a tener en cuenta es distribuir bien el peso de las alforjas para que no haya problemas de equilibrio al tomar las curvas. El ancho máximo de la carga no puede superar 1 metro en total -0´5 m a cada lado- ni sobresalir por delante o detrás de la bici más de 0´25 m.

Disponer de una bolsa de manillar es de gran utilidad ya que puedes llevar pequeñas cosas a mano, como un mapa, las gafas, pero siempre cuidando su peso porque si este es mucho, en un bache la sujeción puede ceder.

¿Qué voy a necesitar?

En cuanto a la ropa, no necesitas cargar con demasiada, no olvides llevar una capa de agua o chubasquero, el casco, las gafas, crema solar protectora y unos guantes.

Otro elemento del que no podemos prescindir es el agua y por tanto, además de la mochila de agua no nos sobrarán un par de portabidones.

También es recomendable disponer de algún acople de manillar que te permita cambiar de postura con frecuencia para que no se resientan tus articulaciones.

La horquilla de suspensión a la larga se termina agradeciendo, y sobre todo cuida el sillín; un sillín incómodo puede hacer que desistas de tu aventura.

No es fácil encontrar información sobre los criterios a seguir a la hora de elegir un sillín, las claves parece que están en la suavidad del material, la firmeza de la superficie y el contorno de la forma.

Conviene que la superficie de apoyo sea plana y que no sea muy acolchado, esto favorece el equilibrio haciendo más eficaz el pedaleo.

Si se va a circular por terrenos irregulares es mejor que el sillín vaya apoyado sobre elastómeros en lugar de los tradicionales muelles, ya que no se mueve tanto al pedalear y rebota menos.

A continuación citamos algunas de las herramientas que jamás hay que olvidar para el viaje: parches, bomba, llaves allen, llave de radios, cambios, cables de freno y cambio; tornillos, tuercas, lubricante, cinta americana.

Otros elementos que pueden resultar fundamentales son las luces, recuerda que es imprescindible que te vean y para ello, instala una luz delantera en el manillar y otra trasera roja y a ser posible parpadeante –se ve mejor-.