El hecho de ir en bicicleta implica innumerables beneficios, sólo 10 minutos diarios de pedaleo fortalecen la musculatura y las articulaciones y activan el sistema circulatorio.

Una media de cuatro horas semanales en bicicleta puede ser alcanzada con relativa facilidad usando este medio para los múltiples recorridos cortos que cada día realizamos, siendo esto suficiente para reducir considerablemente el riesgo de padecer un variado número de enfermedades.

Un ejercicio moderado y regular nos aporta beneficios físicos y psicológicos:

  • Fortalece el sistema inmunológico
  • Previene las altas presiones sanguíneas
  • Fortalece el corazón, los músculos, los huesos y los tendones
  • Mejora el equilibrio de azúcar en la sangre
  • Equilibra la absorción de colesterol perjudicial
  • Reduce el riesgo de padecer fragilidad ósea, enfermedades cardiovasculares, cáncer y diabetes
  • Reduce el estrés, la ansiedad, las tensiones y depresiones leves
  • Facilita los procesos digestivos
  • Elimina aquella grasa sobrante en el organismo

Estudios realizados en el Reino Unido señalan que las personas que utilizan habitualmente la bicicleta viven más años y en mejor estado de salud que quienes no la utilizan. La Federación Danesa de Ciclistas aporta datos similares derivados de investigaciones médicas, concluyendo que en Dinamarca, los 5 millones de daneses que utilizan diariamente la bicicleta una media de 3 Km, añaden 40.000 años más a sus vidas.

En el ámbito empresarial, son muchas las empresas que se han sumado a la iniciativa de fomentar el uso de la bicicleta entre sus trabajadores por los beneficios que esto les reporta; entre los empleados que utilizan este medio el absentismo laboral y las bajas médicas se reducen hasta el 20%.

El uso de la bicicleta para desplazarse puede contrarrestar la tendencia de las sociedades occidentales al sedentarismo y posterior deterioro de la salud por la falta de ejercicio.

Consejos para pedalear con salud

1. Es importante elegir una bicicleta que sea apropiada para el terreno por el que se vaya a circular. Se puede elegir entre bicicletas híbridas o de paseo para la ciudad y terrenos llanos, bicicletas de montaña para terrenos irregulares o abruptos, o bicis de carreras para circular por la calzada.

2. También es importante asegurarse de que la bicicleta elegida se adecua bien a nuestra estatura.

Multiplicar por 0,6 la distancia entre la entrepierna y la planta del pié nos dará la medida del chasis de la bicicleta urbana que nos corresponde.

En el caso de bicicletas de carrera y de montaña, la cifra a multiplicar será respectivamente 0,65 y 0,55.

3. La altura del sillín la fijaremos de tal manera que una vez colocados en la bici, el pedal más bajo se alcance cómodamente con la pierna casi totalmente extendida.

Hay que evitar llevar el sillín demasiado bajo, el no estirar del todo la pierna crea un sobre esfuerzo muscular que nos cansa más rápidamente. Por el contrario, si está demasiado alto tendremos molestias en los tendones.

4. El manillar es otro factor fundamental a la hora de pedalear. Es aconsejable que sea recto para que la columna tenga una posición cómoda y descansada, la altura correcta del manillar es entre 2 y 10 cm por encima de la del sillín.

En el caso de bicicletas de carrera o de montaña, la columna deja de estar erecta. En la de carreras el manillar permite distintas posiciones, siendo la posición más baja la más aerodinámica. La colocación de accesorios al manillar de la bici de montaña permite cambios de posición al pedalear.

5. Evitar los excesos es fundamental para rendir bien en la bicicleta. Esforzarse demasiado puede implicar lesiones de tobillos, rodillas o espalda.

6. Para alguien que no practica habitualmente deporte lo ideal es empezar a pedalear 10 o 15 minutos tres veces por semana a una velocidad moderada y constante, combinando otro ejercicio como andar o nadar.

7. El torso siempre debe ir bien cubierto para evitar resfriados por el contacto del sudor con la brisa. El riego sanguíneo se verá favorecido si a la hora de circular en bicicleta utilizamos las prendas adecuadas.

8. Beber agua es importante para no deshidratarnos, así como alimentarnos correctamente.

9. En el caso de los niños, la utilización del casco es un punto a tener muy en cuenta.