La bicicleta

La bicicleta de montaña, también conocida como BTT (Bicicleta todo terreno), ha ido ganando gran popularidad en los últimos años. Este tipo de bicicleta es muy versátil y se puede utilizar en todo tipo de terrenos, por lo que con una sola bicicleta podríamos satisfacer todas nuestras necesidades. Los neumáticos son anchos lo que las hace mas cómodas y fáciles de utilizar, y normalmente incorporan un triple plato lo que permite el ascenso cómodo de cuestas relativamente fuertes. Un simple cambio de neumáticos, sustituyendo los anchos de serie por unos más delgados con una cubierta lisa puede "transformar" nuestra btt en una bicicleta mucho más urbana, ya que estos ofrecen menor resistencia y se puede pedalear más fácilmente. De todas formas, es evidente que el terreno ideal, donde se puede sacar el máximo partido a estas bicicletas, es el campo.

Una btt, con las adaptaciones necesarias para cada tipo de terreno, se puede utilizar en los lugares más inverosímiles, pistas de arena, barro, piedras, e incluso se puede pedalear sobre nieve y hielo si la montamos con ruedas de clavos.

Como elegir las cubiertas para tu btt

La cantidad de modelos diferentes de cubiertas es enorme y conviene elegir aquella que mejor se adapte al terreno y a las condiciones en las que vamos a pedalear.

El ciclista poco exigente podría optar por una cubierta de tipo mixto o polivalente, que se adapta razonablemente bien a todo tipo de terrenos y al asfalto, evitando así andar cambiando de neumáticos. Pero para el ciclista más exigente, se pueden cambiar las cubiertas en función del terreno a transitar.

Dos conceptos básicos, la anchura (se mide el perímetro en metros) y el dibujo de la cubierta.

Anchura de la cubierta

Cubiertas 1.70 - 1.95 Cubiertas delgadas
Cubiertas > 2.00 Cubiertas anchas

Cuanto más anchas son las cubiertas, más cómodo se anda en la bicicleta y mayor es el agarre, sin embargo en terrenos asfaltados o similares se rueda mucho más despacio que con cubiertas delgadas


Un truco para terrenos con mucho barro: Aunque en principio parece lógico pensar que lo más adecuado sería un neumático ancho, de 2.00 en adelante, y de taqueado agresivo, lo mejor es montar unas cubiertas delgadas, de 1.7 a 2.0, para que se "claven" en el barro y no se carguen de grandes cantidades de barro. Los tacos tienen que ser grandes pero muy separados entre sí para que el barro se desprenda con facilidad.

Amortiguación

Uno de los componentes más importantes de una btt es la amortiguación, ya que en terrenos accidentados absorben buena parte de los impactos que de otra manera deberíamos soportar directamente. La amortiguación se puede situar en la horquilla delantera, en la tija del sillín, en la parte trasera del cuadro, pero sin duda la horquilla delantera con amortiguación es lo más habitual.

Las características y el precio de una horquilla dependen mucho del sistema de amortiguación: muelles, aire, aceite, etc. Los precios van desde los 150 euros de las de muelles hasta superar los 600 euros de los modelos con más prestaciones y controles de regulación como, compresión, rebote, bloqueo y ajustes para cambiar el recorrido de la horquilla. Los controles de bloqueo, normalmente trabajan sobre el sistema de compresión de tal forma que se logra bloquear el hundimiento de la horquilla hasta cero (en una subida asfaltada es mas eficiente bloquear la suspensión).

A la hora de elegir una horquilla con suspensión, las dos características básicas a tener en cuenta son:

• La compresión: Es la dureza de la suspensión. A mayor compresión, la horquilla se hunde menos, y a menor compresión la horquilla se hunde más y es más suave. Las horquillas con sistema de aire en la compresión se regulan con la bomba especial de alta presión y las de sistema de muelles se regulan con un control (dial).
• El rebote: Se refiere a la velocidad en que la horquilla regresa a su extensión máxima después de golpear un bache o piedra.

Pedales automáticos

Una btt puede utilizarse con un pedal clásico de superficie, como cualquier bicicleta urbana de paseo, sin embargo los pedales automáticos han ido ganando terreno y cada vez se utilizan más. Éstos nos aseguran una unión firme entre las zapatillas y el pedal, y permiten un pedaleo mucho mas seguro y eficiente.

Utilizar pedales automáticos exige llevar unas zapatillas especiales que tienen en la suela una pequeña pieza metálica (cala) que se engancha al pedal. El único problema las primeras veces que utilizamos estos pedales es que para desenganchar la zapatilla hay que girar ligeramente el pie para ponerlo en el suelo, y esto suele provocar caídas en parado. Sin embargo, este movimiento se hace enseguida de forma sistemática y sin tener que pensar en ello cada vez.

Las ventajas de llevar el pie firme a los pedales son muchas:

• Mejor aprovechamiento de la fuerza del pedaleo
• Se elimina el riesgo de caída por perder el contacto con el pedal

¿Qué tipos de pedales automáticos existen?

Sin duda los mas utilizados son los de pletina, muelle y elastómeros, pero para los más exigentes existen otros tipos de pedales para zonas muy embarradas, como los sistemas time y speedplay.

Otro elemento muy utilizado son los "cuernos". Estos resultan muy prácticos para afrontar ascensos duros ya que permiten balancear la bici con facilidad mientras pedaleamos de pie sobre los pedales para aprovechar al máximo la fuerza.