Aunque no es tarea fácil, puedes transportar la bicicleta en avión. Las compañías permiten llevar unos 23 kg de equipaje facturado por persona, incluyendo la bicicleta. Es importante saber que aunque existe la posibilidad de llevar una bolsa de mano de 5 kg. no podrás transportar en ella las herramientas.

La normativa en materia de transporte aéreo de equipajes no es clara, por lo que deberás consultar con la compañía elegida antes de viajar o mirar en su sitio web para conocer la política de la empresa. Algunas compañías exigen que la bicicleta vaya embalada y todas que las ruedas estén desinfladas ya que debido a la presión pueden llegar a estallar durante el vuelo. Mientras que en algunos casos se suele cobrar un suplemento especial de unos 24 euros -siempre en función de la compañía- por considerar la bicicleta equipaje especial o por sobrepeso, en otros no se cobra nada.

Políticas de precios de cada compañía aérea en relación con el transporte de las bicicletas:

http://www.skyscanner.es/noticias/cargos-por-facturar-una-bicicleta

Embalar bien la bicicleta y prepararla para el viaje es lo mejor si no queremos tener disgustos.

Aquí van algunas recomendaciones

1. Aunque existen bolsas especiales para transportar bicicletas, una vez llegas a tu destino y si piensas viajar el resto del trayecto en bici, es complicado deshacerte de la bolsa. Así que, para según qué casos, una caja de cartón adquirida en cualquier tienda de bicis será suficiente. Además, con cuerda puedes fabricar un asa que te facilite el transporte.

2. Lo más cómodo es que los pedales y las ruedas vayan desmontados –las ruedas desinfladas, recuerda–.

3. Para conseguir que la bici quede lo más plana posible deberás girar el manillar hasta quedar en paralelo al cuadro.

4. También es conveniente cubrir los radios para que no sufran y se deformen. Bajar el sillín es una buena práctica, así como proteger los cambios o los frenos.

5. Como en la caja siempre queda algún hueco puedes aprovechar el espacio sobrante para las herramientas, alguna alforja y el mismo saco de dormir expandido que hará las veces de protector. Cuida el sobrepeso de la caja.

6. Finalmente, sella la caja con abundante cinta adhesiva, pues es fácil que se rompa.

7. Pega a la caja varios folios con tu nombre, apellidos, dirección y número de teléfono.

8. Cuanto antes llegues al mostrador de facturación mejor; probablemente evitarás problemas y una larga espera.

9. Tened en cuenta que, en ocasiones cuando toca recoger el equipaje, sí éste es considerado especial, suele ser entregado por otra puerta destinada al efecto.