Ciclismo deportivo

El ciclismo deportivo o de ruta, es un fenómeno que se da exclusivamente en carretera, y fundamentalmente fuera de ciudades y pueblos, y que por diversos motivos, requiere unas infraestructuras especialmente adecuadas y con un kilometraje importante.

Las bicicletas de carretera, al igual que las BTT, han tenido un gran auge en los últimos años, especialmente por el empujón de ciclistas profesionales y la aparición de determinadas figuras como Indurain, Pantani o Armstrong.

Podemos encontrar bicicletas en comercios no especializados desde 300 euros, aunque recomendamos adquirir una buena bicicleta en una tienda especializada. Encontraremos modelos a partir de 600 euros. Al adquirir una bicicleta, la podemos hacer a la carta si entendemos un poco de componentes, o comprarla ya montada. El consejo es que vayas a varias tiendas especializadas para asesorarte y comparar precios.

 

El tamaño del cuadro

La elección correcta de talla de bicicleta que nos corresponde es una de las cosas más importantes que hay que tener en cuenta a la hora de adquirir una bicicleta nueva, ya que el uso de una bici que nos quede grande o pequeña puede acarrear molestias o lesiones físicas. Encontraremos la talla expresada en centímetros, medido desde el centro del eje de pedalier hasta el final del tubo de sillín.

Pedales automáticos

Los pedales automáticos nos aseguran una unión firme entre las zapatillas y el pedal, y permiten un pedaleo mucho mas seguro y sobre todo eficiente, con un mejor aprovechamiento de la fuerza del pedaleo. Por tanto, en el ciclista deportivo, que fundamentalmente busca la mejora en el rendimiento, la utilización de estos pedales está muy extendida y son muy pocos los que utilizan pedales tradicionales.

Podemos encontrar tres tipos de pedales automáticos diferentes en función del tipo de agarre: Look, Time y SPD.

La vestimenta básica no se diferencia de la de otras modalidades de ciclismo, y se compone de un maillot, un culote, unas zapatillas, un casco, unas gafas, unos guantes y en caso de que sea época invernal, unos manguitos, alguna prenda de abrigo de gore-tex y algún maillot térmico

Entre los ciclistas deportivos está muy extendida la utilización de pulsómetros, que controlan el ritmo de nuestro corazón, permitendo así controlar nuestro esfuerzo y planificar los entrenamientos. Es habitual también llevar en el manillar un cuentakilómetros que nos da información sobre la de velocidad actual, media y máxima, distancia total y parcial, reloj y cronómetro.