Atzealdea

El eje sur de la red de bidegorris quedará completado en primavera

La obra de conexión Loiola-Txomin ha sido adjudicada y durará tres meses y medio La actuación tiene un coste de casi 450.000 euros y correrá a cargo de la empresa Zubieder

NG 06/01/2018 DONOSTIA- La conexión ciclista entre el centro de Donostia y el sur del término municipal quedará completada en la próxima primavera, una vez que hayan finalizado las obras de creación de una acera con bidegorri entre el puente de los cuarteles de Loiola y el barrio de Txomin, el único espacio del eje ciclista Sur, hasta el momento, en el que no es posible desplazarse por un carril para bicicletas. Desde Txomin hasta la unión con el municipio de Astigarraga existen áreas habilitadas como zonas 30, donde las bicis tienen preferencia para circular.

Acera del paseo de Antzieta, que quedará convertida en espacio peatonal y ciclista.

El pasado mes de diciembre, el Ayuntamiento donostiarra adjudicó los trabajos de la denominada “acera de convivencia” del paseo de Aintzieta a la empresa Construcciones Zubieder, una tarea por la que cobrará cerca de 450.000 euros, IVA incluido. La obra comenzará próximamente y tiene un plazo de ejecución de tres meses y medio.

La actuación, que afectará a la curva de este paseo, entre Loiola y Txomin, ocupará una longitud de 350 metros junto al río Urumea, en una zona actualmente ocupada por una ancha acera en la que, sin embargo, no hay espacio suficiente para insertar un bidegorri. Por este motivo, el proyecto aprobado prevé la ampliación de la zona peatonal por el lado que da hacia la ribera del río. Para ello, está previsto crear una plataforma que se sujetará sobre una empalizada de troncos.

Con esta obra, se conseguirá obtener una acera con una anchura mínima y continua de 4,2 metros. El proyecto contempla que la mitad de este espacio sea para los ciclistas y el resto, para los peatones. El resultado será similar al conseguido entre el barrio de Herrera y Pasai Antxo, un nuevo camino peatonal y ciclista que ocupa una de las dos calzadas que existían en la antigua carretera N-I.

La obra de la “acera de convivencia” no afectará a los grandes árboles que pueblan la ribera del Urumea, según el proyecto aprobado. Sin embargo, sí hará desaparecer algunas higueras y arbustos, restos de antiguas huertas que existían en el lugar.

Los colectivos de apoyo a la bicicleta han reclamado en numerosas ocasiones que se complete el eje Sur de la red de bidegorris, que tiene en este punto un salto incómodo para los usuarios de las dos ruedas.

Las obras de creación del nuevo barrio en Txomin, en pleno desarrollo en la actualidad, añadirán nuevos trazados para bicicletas.

Los demás ejes ciclistas de Donostia en dirección a Pasaia, la zona de Garbera y Lasarte-Oria ya están completados. La última conexión ciclista abierta fue la que conectó El Infierno con el barrio de Añorga.



comments powered by Disqus